Recetas de Cocina Faciles

Recetas de Cocina Sencillas

Receta de albóndigas con tomate 1
Recetas de Albondigas

Receta de albóndigas con tomate

Receta de albóndigas con tomate

Receta de albóndigas con tomate

Esta receta de albóndigas con tomate es una variante de la receta tradicional de albóndigas en salsa.

Ingredientes

  • ½ kg. de carne picada.
  • 3 dientes de ajo.
  • 5 tomates.
  • 1 barra de pan.
  • 1 huevo grande.
  • 1 cebolla.
  • 100 gr. de harina.
  • Aceite de oliva.

Preparación de albóndigas con tomate.

  1. Llenamos un cuenco con leche y cortamos varias rebanadas de pan que meteremos dentro, para que estén bien bañados por la leche. Si la absorben toda, simplemente sacar, poner más leche con nuevas rodajas de pan.
  2. Cuando esté bien bañadas, las rebanadas las colocamos en un cuenco. Pelamos y picamos bien los dientes de ajo, que también agregaremos al cuenco, así como la carne picada, un poco de sal, perejil y el huevo. Mezclamos todo con las manos hasta lograr que se mezclen de una forma única.
  3. Ya lista, la dejamos reposar y vamos a ir preparando la salsa.
  4. Pelamos la cebolla, la lavamos en agua fría para que el efecto lacrimógeno no sean tan fuerte, y la cortamos en trocitos pequeños. La vamos a freír en una sartén hasta que esté bien dorada.
  5. Pelamos los tomates y los picamos en trocitos pequeños. Si queréis, los podéis pasar por la trituradora para que se conviertan en tomates triturados. O bien podéis comprar salsa de tomate ya preparada para ahorraros todo esto. Como fuera, una vez listos, a la sartén para que se frían con la cebolla.
  6. Removemos de vez en cuando y dejamos hacerse a fuego lento por media hora.
  7. Como la mezcla que hemos preparado antes con la carne y el resto de los ingredientes habrá reposado ya lo suficiente, iremos cogiendo trozos y dándoles forma de bolas que enharinaremos por completo.
  8. Ponemos una sartén al fuego que tenga bastante aceite y las iremos friendo según las vayamos haciendo, pero no pongáis muchas a la vez. Según se vayan terminando de hacer, las iremos colocando en una bandeja con papel absorbente para que suelten todo el aceite sobrante.
  9. Cuando hayan soltado todo el aceite, las colocamos en la misma fuente en la que repartiremos la salsa de tomate que hemos preparado. Y listo para comer.
  10. Como ya hemos dicho, preparar la salsa de tomate es decisión vuestra, pues podéis simplemente comprarla preparada y ahorraros ese proceso. Pero nosotros recomendamos que sea una salsa casera para que resulte más sana para el cuerpo.

¿Te ha gustado esta receta?

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *