Recetas de Cocina Faciles

Recetas de Cocina Sencillas

Receta de berenjenas a la parmesana sin horno 1
Recetas de Berenjenas a la parmesana

Receta de berenjenas a la parmesana sin horno

Receta de berenjenas a la parmesana sin horno

Receta de berenjenas a la parmesana sin horno

¿Sabes cómo preparar unas berenjenas a la parmesana sin horno? En “Recetas de Cocina Faciles” te explicamos cómo hacerlo, de forma rápida y sencilla. ¡Te quedarán deliciosas!

Estas berenjenas son un acompañamiento ideal para cualquier tipo de plato. Puedes combinarlas tanto con unos ricos huevos estrellados con chorizo como con un pollo en salsa de tomate. Si prefieres una opción más saludable, puedes apostar por la coliflor cocida con pimentón, un plato bajo en grasas que también está lleno de sabor.

¿Estás listo para conocer la mejor receta de berenjenas a la parmesana sin horno que existe? ¡Pues vamos allá que nosotros ya estamos preparados!

Ingredientes

  • 1 kg. de berenjenas
  • 2 huevos
  • 200 grs. de pan provolone o mozzarella
  • 50 grs. de queso parmesano
  • 1 tomate grande
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • Orégano
  • Albahaca
  • Aceite
  • Sal al gusto

Preparación de las berenjenas a la parmesana sin horno

  1. Para empezar a preparar las berenjenas a la parmesana sin horno, lo primero que haremos será lavarlas bajo el agua del grifo y cortarlas en rodajas. Dales un grosor de entre 5 y 10 milímetros, es decir, un dedo.
  2. Ahora que ya tienes las berenjenas listas, colócalas en un recipiente con agua y un poco de sal para que suelten el líquido que contienen en su interior. Déjalas ahí entre media hora y cuarenta minutos y, a continuación, ponlas a secar. Si quieres, puedes utilizar papel de cocina para asegurarte de que pierden toda la agua.
  3. Coge ahora un plato hondo y bate dos huevos. Coloca en otro plato el pan rallado y pon un dedo de aceite en una sartén a calendar. Vamos a rebozar las rodajas de berenjena.
  4. Coge cada rodaja y pásalas primero por los huevos y luego por el pan rallado y, tras esto, ponlas a freír en la sartén con el aceite. Ve comprobando de vez en cuando el color de las berenjenas y asegúrate de que quedan bien doradas antes de sacarlas.
  5. Según vayas sacando las berenjenas de la sartén, pásalas a una fuente forrada con papel de cocina absorbente, para que suelten el aceite y no queden excesivamente grasientas.
  6. Ahora vamos a preparar un poco de salsa de tomate. Primero lava y pela la cebolla y los dientes de ajo y córtalos a trozos. Ponlos en una sartén con un poco de aceite.
  7. Pela y corta el tomate y, cuando la cebolla y el ajo estén pochados, échalo en la sartén. Añade también un poco de sal y de orégano y deja que cueza todo a fuego medio durante unos quince minutos. Ve removiendo de vez en cuando y asegúrate de que los tomates estén bien machacados.
  8. En una sartén a fuego entre medio y bajo, coloca las berenjenas fritas y, sobre ellos, una capa de queso provolone o mozzarella, y otra de salsa. Repite esta operación hasta terminar los ingredientes, pero la última tiene que ser de queso.
  9. Por último, espolvorea el parmesano por encima y echa un poco más de orégano y de albahaca y déjalo al fuego durante cinco minutos cubierto con una tapadera para que se derrita el queso. ¡Ya podemos tomar nuestras berenjenas a la parmesana sin horno! Verás qué ricas te han quedado, ¡muy buen provecho!

¿Te ha gustado esta receta?

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *